17 de diciembre de 2010

Santa Catalina de Siena, diudad de Córdoba


En las inmediaciones de la "Manzana jesuítica", se encuentra la Iglesia Santa Catalina.

En el frente divisamos el lema de la Orden de predicadores fundada por Santo Domingo de Guzmán (O.P.): "Laudare, Benedicere, Praedicare", que quiere decir: "Alabar, Bendecir, Predicar".

Esta divisa se aplicó a la Orden desde sus primeros tiempos, como se ve en la obra del español fray Pedro Ferrand (1254-1258) en su «Leyenda» de Santo Domingo (n. 43 en Santo Domingo de Guzmán, BAC nº 490, Madrid, 1987, 827 pág).


"Laudare, Benedicere, Praedicare".

El origen de la frase proviene claramente del lenguaje litúrgico de los prefacios, compuestos en su mayor parte antes deI s. VII. Esta frase por tanto estaba ya en uso en los primeros siglos de la vida de la Iglesia. Ahora bien, en el latín clásico estas tres palabras son absolutamente sinónimas y las tres significan: «alabar en público o públicamente» o «hablar delante de los demás» o también: «decir o hablar bien públicamente de alguien». Pero, tal como se entendían ya estos verbos en la cultura medieval, resultan a su vez una bella síntesis de la vida dominicana.

La vida dominicana, efectivamente, se fundamenta, en primer lugar, en la celebración litúrgica, que es proclamación de la alabanza de Dios («alabar»). En segundo lugar, en ella es sustancial la mediación presbiteral («bendecir»). En tercer lugar, la Orden de Predicadores actúa de modo especial en el ministerio de la predicación («predicar»).

Con estas tres palabras se definen los elementos centrales del carisma dominicano: la contemplación y la acción apostólica presbiteral, mediante un énfasis en la formación de la teología.


Santa Catalina de Siena,
terciaria de la Orden de predicadores.


Los altos contrastes elegidos en el procesado de la fotografía, nos muestra el desgaste que el tiempo ha marcado en el edificio. La luz difusa por las nubes que cubrían el cielo aquella tarde, ayudaron al trabajo de mostrar las formas con más suavidad, pero también con fuerza, al utilizar contrastes fuertes, en algunos sectores de la fotografía, en el procesado de revelado digital.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada