14 de enero de 2011

Romina I

Parafraseando a José I. “Chango” Rodríguez… De nuevo estoy de vuelta, después de larga ausencia, igual que la calandria que azota el vendaval, y traigo muchas fotografías, como leñita seca, recuerdo de fogones que invitan a matear.

Y traigo un retomo al blanco y negro en los retratos, luego de dejar dicho proceso por u tiempo. Siempre he preferido este recurso que, a mí parecer, en los retratados se destacan ciertos rasgos que se perderían en el color. Rasgos, que en el retratado blanco y negro, reflejan cierta intimidad e interioridad, vislumbran un toque de melancolía y poesía.

En esta entrada, son tres fotografías de corte vertical.


Romina, retrato.




Un perfil de Romina.

2 comentarios:

  1. Me encanta la leve sobreexposición en la cara, le da un toque genial!

    ResponderEliminar
  2. Muy buena y acertada observación, Ivana. Gracias.

    ResponderEliminar